La Comisión Europea quiere descarbonizar los edificios, que actualmente
consumen el 40 % de la energía de la Unión Europea y generan el 36 % del
CO2, y propone renovar el 15 % del "stock" de inmuebles de la UE
energéticamente menos eficientes para 2030 con 150.000 millones de euros de
financiación comunitaria.

En concreto, según la propuesta legislativa presentada este miércoles
15/12/2021, la Comisión sugiere que el 15 % de los edificios residenciales
de los Veintisiete se renueven para alcanzar al menos el grado F del
certificado energético en 2030 y que los no residenciales, como oficinas o
instituciones, lleguen a ese nivel en 2027.

La iniciativa, que tendrá que negociarse con los Estados miembros en el
Consejo y con el Parlamento Europeo, abarcaría 30 millones de edificios y la
Comisión está dispuesta a aportar 150.000 millones de euros de distintas
partidas del presupuesto de la UE.

"Estimular la renovación de viviendas y otros edificios apoya la
recuperación económica y crea nuevos puestos de trabajo oportunidades.
Además, la renovación energética conlleva una reducción de la factura
energética y, al final, la inversión se paga solo", declaró el
vicepresidente de la Comisión Europea para el Pacto Verde, Frans Timmermans.

El enfoque de la Directiva sobre Rendimiento Energético de los Edificios que
plantea la Comisión persigue un "doble objetivo": "maximizar el potencial de
descarbonización" y aliviar "la pobreza energética", indica el Ejecutivo en
su propuesta, pues "los edificios más ineficientes a menudo están ocupados
por hogares de bajos ingresos", explican fuentes europeas.

El 85 % de los inmuebles europeos fueron construidos antes de 2000 y el 75 %
tiene "mal" rendimiento energético, según los datos que maneja la Comisión.


 


Paquete de medidas FitFor55


La propuesta de la CE forma parte del paquete FitFor55 y la Ley Climática
Europea que establece como objetivo descarbonizar el parque de edificios de
la UE para 2050. Fija, además, los siguientes hitos:

*         A partir de 2030, todos los edificios de obra nueva en Europa
serán cero emisiones de CO2. En el caso de edificios públicos en 2027. Para
ello se tendrá que indicar el potencial de calentamiento global de cada
edificio basado en las emisiones de su ciclo de vida completo en la
Certificación Energética de Edificios. 

*         Se exige que el 15% del parque edificado con el peor rendimiento
de cada estado miembro de la UE pase de una G en la Certificación Energética
de Edificios, a una F, en 2027 para edificios no residenciales, y en 2030
para edificios residenciales.

*         Se fomenta el uso de las tecnologías de la información y la
comunicación (TIC) y las tecnologías inteligentes para garantizar que los
edificios funcionen de forma eficiente, y se pide que se establezcan bases
de datos digitales de edificios

*         No se concederán incentivos económicos para instalación de
calderas de combustibles fósiles a partir de 2027 y los Estados miembros
tendrán la posibilidad legal de prohibir el uso de combustibles fósiles en
los edificios.

*         Se respalda el despliegue de infraestructura de carga para
vehículos eléctricos en edificios residenciales y comerciales.


Europa quiere que todos los edificios de nueva construcción tengan
preinstalación de recarga para coches eléctricos


La propuesta para que los edificios nuevos y los que sean sometidos a
grandes reformas cuenten con preinstalación para cargadores debe ser ahora
debatida por los eurodiputados y los gobiernos de la UE.

Si la propuesta de la Comisión Europea (CE) sale adelante, los edificios de
nueva construcción y aquellos que sean sometidos a grandes reformas deberán
contar con preinstalación de recarga para vehículos eléctricos.

El proyecto europeo propone que se exija el precableado para la instalación
de cargadores privados para vehículos eléctricos en todos los edificios
nuevos y reformados.

 

 


Con los nuevos edificios no será suficiente


Que los edificios de nueva construcción cuenten con preinstalación para
puntos de recarga, de acuerdo con un reciente informe de Transport &
Environment (T&E), no sería suficiente; la asociación europea recuerda que
el 90% de los ciudadanos viven y trabajan en edificios antiguos, donde no
hay ningún requisito.

T&E afirma que las propuestas de Bruselas  para dar a los conductores una
base legal para instalar un cargador podrían ayudar a reducir los
procedimientos administrativos en los Estados miembros, pero apunta que
habría que concretarlas.

 

CALDERAS

El 80 % del consumo energético de los edificios proviene de su climatización
y de calentar el agua, por lo que la Comisión quiere que para 2040 las
emisiones de gases de efecto invernadero de los inmuebles se recorten entre
un 80 y un 89 %, para lo que habrá que eliminar las calefacciones
abastecidas con combustibles fósiles.

Como una caldera tiene un ciclo de vida útil de unos 20 años, Bruselas
quiere que los sistemas de calderas de gas o carbón no puedan recibir
financiación pública a partir de 2027, aunque permite que los Estados
miembros sean aún más estrictos y decidan, si quieren, prohibirlas.

 

EDIFICIOS NUEVOS

Además de ir renovando el parque de edificios existente, de los que el 85 %
aún estará operativo en 2050, cuando la UE tendrá que haber alcanzado la
neutralidad climática, la Comisión quiere que los que se vayan construyendo
a partir de 2030 sean inmuebles de "cero emisiones".

"Esto significa que los edificios tendrán que consumir muy poca energía,
abastecerse de electricidad de fuentes renovables tanto como sea posible, no
emitir 'in situ' CO2 de combustibles fósiles" e indicar mediante
certificados su aporte potencial al calentamiento global en todo su ciclo de
vida, resumió la CE.

Esos certificados energéticos, presentes a lo largo de toda la propuesta,
serán "más claros y contendrán información mejorada" respecto a los
actuales. Serán obligatorios para todos los inmuebles que acometan una
renovación profunda, los que renueven su contrato de alquiler y para todos
los edificios públicos existentes, además de estar armonizados en una escala
de la A a la G en 2025.

Según los cálculos de la Comisión, todas esas iniciativas de la directiva
reducirían en 2030 un 60 % los gases de efecto invernadero vinculados a los
edificios y un 14 % su consumo final de energía. 

FUENTE: Comisión Europea y la Agencia EFE

Más información: Comisión Europea:
https://ec.europa.eu/commission/presscorner/detail/en/ip_21_6683