Los eurodiputados se preparan para votar el programa de acción medioambiental de la UE para 2030, que busca responder al impacto económico y social del cambio climático, la degradación del ecosistema y el consumo excesivo de los recursos naturales al que se enfrenta Europa, al igual que el resto del mundo.

Hacia una Unión climáticamente neutra

El Parlamento Europeo aprobó en noviembre de 2019 una resolución en la que declaraba la emergencia climática e instaba a la Comisión a presentar propuestas legislativas y presupuestarias que estuvieran en línea con el Acuerdo de París.

El objetivo del primer programa de acción medioambiental de la UE, publicado en 1973, era reducir la contaminación, mejorar los medios naturales y urbanos y alertar sobre los problemas ecológicos. Su octava actualización, debatida por los eurodiputados en la sesión plenaria de junio, se centrará en acelerar la transición hacia la neutralidad climática, las energías limpias y eficientes y la economía circular.

La economía sostenible es clave

En su informe sobre el estado del medioambiente de 2020, la Agencia Europea de Medioambiente afirma que las actividades económicas y el estilo de vida de Europa son los retos medioambientales más importantes.

La comisión parlamentaria de Medioambiente apunta a que la UE debería evolucionar hacia una economía de bienestar sostenible con los Objetivos de Desarrollo Sostenible como base. Una economía del bienestar es aquella en la que el interés público determina la economía y no al revés.

De acuerdo con la propuesta del plan de acción, el daño ambiental debe ser visto como una prioridad, basándose en los principios de corrección de la contaminación en su fuente y «quien contamina paga».

La propuesta contempla que la Comisión haga balance de los avances realizados en 2024, a medio plazo.

Además, otra de las prioridades debe ser el uso de las tecnologías de datos para apoyar la política medioambiental y garantizar la transparencia, así como el acceso del público a los datos.

La comisión de Medioambiente quiere que acabar con todas las ayudas directas e indirectas a los combustibles fósiles para 2025, así como con los subsidios que financian actividades nocivas para el medio ambiente para 2027.

Transparencia y evaluación

El nuevo programa de acción medioambiental, que apoyará al Pacto Verde Europeo, incluirá un nuevo sistema de evaluación. Está previsto que la Comisión presente los indicadores para evaluar y medir los progresos en diciembre de 2021.

Fuente: Parlamento Europeo